top of page

Alocasia Melo, una joya muy poco "melodramática"




La Alocasia Melo, también conocida como "Alocasia Silver Dragon", es una planta de interior bastante impresionante con hojas grandes y vistosas.


Pero seguro que al leerAlocasia Melo has pensado... Melo de ¿melodramática?


Para nada. Es una de nuestras plantas favoritas y resiste mucho mejor que sus primas los rigores del invierno.



Como el resto de Alocasias, la "Melo"  pertenece a la familia Araceae y es nativa de regiones tropicales del sudeste asiático, en concreto es nativa de países como Indonesia, Malasia y Tailandia. En su hábitat natural, la Alocasia Melo crece en áreas boscosas y húmedas, donde disfruta de climas cálidos y suelos bien drenados.



Esta alocasia es apreciada por sus hojas grandes y vistosas, que tienen un patrón distintivo y llamativo. Debido a su atractivo estético, la Alocasia melo se ha vuelto popular como planta ornamental en muchos lugares del mundo, donde se cultiva como planta de interior.


Su nombre específico, "melo", no parece tener un significado específico y podría ser simplemente un término asignado por los cultivadores. La Alocasia melo es conocida por varios nombres comunes, incluyendo "Alocasia Silver Dragon" debido a la coloración plateada o grisácea de sus hojas.


Aquí tienes algunos consejos sobre cómo cuidarla adecuadamente:


  1. Luz: La Alocasia melo prefiere la luz brillante pero indirecta. Evita la luz solar directa, ya que puede quemar las hojas. Colócala cerca de una ventana orientada al este u oeste donde reciba luz filtrada.

  2. Temperatura: Esta planta prefiere temperaturas cálidas y húmedas. Mantén la temperatura ambiente alrededor de 18-22°C. Evita las corrientes de aire frío y los cambios bruscos de temperatura.

  3. Humedad: La Alocasia melo es originaria de climas tropicales, por lo que necesita niveles de humedad relativamente altos. Puedes aumentar la humedad colocando la maceta sobre un plato con guijarros y agua, o utilizando un humidificador.

  4. Riego: Mantén el sustrato ligeramente húmedo en todo momento, pero evita el encharcamiento. Riega cuando la capa superior del sustrato esté seca al tacto, pero no permitas que la planta se seque por completo. El exceso de agua puede provocar pudrición de las raíces.

  5. Suelo: Utiliza un sustrato bien drenado y rico en materia orgánica. Una mezcla de tierra para macetas con perlita o corteza de pino puede funcionar bien. Asegúrate de que la maceta tenga agujeros de drenaje para evitar el encharcamiento.

  6. Fertilización: Alimenta la planta con un fertilizante equilibrado diluido aproximadamente una vez al mes durante la primavera y el verano, que es su período de crecimiento activo. Reduce la fertilización durante el otoño y el invierno cuando la planta está inactiva.

  7. Re-potting: La Alocasia melo puede necesitar ser trasplantada cada uno o dos años, especialmente si ha superado su maceta actual o si las raíces están compactadas. Hazlo preferiblemente en primavera o verano.

  8. Poda: Retira las hojas viejas o dañadas para promover el crecimiento de nuevas hojas y mantener una apariencia estética.


Siguiendo estos consejos de cuidado, podrás disfrutar de una Alocasia melo sana y exuberante en tu hogar. ¡Es una planta impresionante que seguramente agregará un toque de exotismo a tu espacio interior!

279 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page