top of page

Aprende a identificar las plagas más comunes de las plantas de interior


¿Plantas + calor = plagas? Desgraciadamente, muy a menudo, así es. Pero no te preocupes, porque es lo más normal del mundo y, sobre todo, porque tiene solución.

 

Como cabía esperar, no somos la única especie a la que le encanta el calor; los bichitos también lo adoran... ¿Has notado que empiezan a llegar los mosquitos? Pues eso quiere decir que es el momento de revisar nuestras plantas con lupa, porque igual que nosotros, ellas también sufren la presencia de pequeños invasores ávidos de sangre (o savia)...


En estos casos, tenemos que darle la vuelta al dicho, porque aquí "el mejor ataque es una buena defensa". La llegada de las plagas muchas veces es inevitable, por mucho que compremos cientos de productos que prometan mantenerlas alejadas. Por eso es tan importante asegurarse de que tu planta se encuentra en condiciones TOP para hacer frente a este tipo de desafíos...


Como también es el caso de los humanos, no es lo mismo defenderse de un atacante cuando estás en tus últimas que cuando tienes la energía a tope. Por eso, es mejor que emplees tus recursos en asegurar que tu planta está fuerte y saludable todo el año, que hacerte con el stock de todos los "anti-plagas" del mercado cuando llega el verano.


¿Cómo? Lo primero es asegurarte de que están plantadas en un medio de calidad. El sustrato tiene un papel muy importante en el desarrollo de la planta, tanto de sus raíces como de su parte aérea, ya que debe ser lo suficientemente rico en nutrientes. Para ello, te recomendamos que incluyas siempre humus de lombriz en tu mezcla, un enriquecedor ecológico que estimula el crecimiento y la absorción de nutrientes gracias a su alta carga microbiana.



Si no quieres trasplantarla, también puedes espolvorear un poco de humus por la superficie del terreno y mezclarlo con un palillo largo para que se integre.

Por otro lado, también es importante darles "mimitos" de vez en cuando. Esto puedes hacerlo limpiando sus hojas habitualmente con jabón potásico para asegurarte de que hacen bien la fotosíntesis, e incluyendo aminoácidos en el agua de riego o de pulverización cada 15 días/ 1 mes (en función de la época del año).


Los aminoácidos son un tipo de bioestimulante que ayudará a tus plantas a estar preparadas para superar situaciones de estrés, ya sea a consecuencia de condiciones adversas o por la presencia de bichillos no deseados.


En cualquier caso, como decíamos, muchas veces es difícil evitar al 100% la aparición de plagas (o si alguien ha dado con la fórmula secreta, que por favor la comparta con nosotras), así que también tenemos que estar preparadas para combatirlas.


Si no es la primera vez que te enfrentas a ellas, habrás visto que en el mercado hay muchos productos específicos según el tipo de plaga que haya atacado tu planta. Sin embargo, también existen los genéricos, que funcionan muy bien y se encuentran en casi cualquier tienda. Por eso nosotras, en nuestro afán de facilitarte la vida lo máximo posible, te recomendamos que optes por la segunda opción, y así te ahorras unos cuantos rompecabezas. Lo que sí es importante es que recuerdes leer bien las indicaciones del producto y te asegures de seguir siempre las instrucciones cuando los vayas a utilizar.


Y sin más dilación, te presentamos a algunas de las plagas más habituales en plantas de interior:

Pulgón

Araña roja

Cochinilla

Mariposa o taladro del geranio

Mosca blanca


¿Tienes dudas? ¡Déjanoslas en comentarios o escríbenos cuando lo necesites y te echamos una mano!

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page